Noticias Destacadas
Imprimir PDF
barranco_SAM_0457

El día lunes festivo no fue un día normal para la comunidad del corregimiento de Barranco de Chilloa, por un suceso que ha dejado perplejos a todos y tiene a los más viejos persignándose y rezando La Magníficat.

barranco_CORNELIO_HERRERA_PESCADOR_QUE_SALVO_A_ENITHbarranco_SAM_0472

El sol ya se sumergía en el horizonte de las verdosas aguas de la ciénaga de Chilloa cuando la señora Luz Enith Muñoz Flórez de 50 años de edad decidió tomar un refrescante baño en el espejo de agua sin saber que esta decisión por poco le cuesta la vida.

La asustada mujer señala que ya estaba finalizando el baño y mojó su cabello por última vez en el agua de repente sintió un fuerte tirón que la arrastró aguas adentro mientras ella luchaba con la criatura que la asía fuertemente por el pelo sin poder liberarse y entre más lo intentaba, más era arrastrada hacia aguas de mayor profundidad.

Mientras esto sucedía, Cornelio Herrera se acercaba remando a la orilla después de culminar una agotadora faena de pesca y notó la extraña lucha de su coterránea con algo que no alcanzó a identificar y sin pensarlo más de una vez dirigió su embarcación hasta donde se desarrollaba la titánica lucha de la mujer y se unió a la lucha angustiosa de la fémina, la que ya la abandonaban sus fuerzas.

Los dos seres humanos batallaron más de media hora con la criatura mientras otros impotentes eran testigos desde la orilla temerosos de ingresar al agua y unirse a la lucha mientras oscurecía a cada minuto lo que dificultaba aún más el rescate de doña Luz Enith y si hubiese oscurecido afirman los testigos hubiese sido imposible.

Por fin el hombre, en un último gasto de energía haló con todas su fuerzas a la mujer que cayó desmayada en el interior de su canoa mientras él creía que perdería el aliento por el fragor de la lucha.

Al tocar tierra los impotentes testigos se acercaron a la embarcación para ayudar a sus paisanos, viendo como la mujer presentaba magulladuras en su cuello, pecho y las extremidades superiores.

“Ese era el mohán yo peleé con él, era como hombre que me maltrató por el cuello y el brazo. Yo le digo a mi gente que no se vuelva a meter en esas aguas”. Afirmó la mujer entre lágrimas después de recobrar el aliento.

Los viejos de la comunidad afirman que jamás habían escuchado de un caso parecido en la comunidad y el rumor se ha regado como la verdolaga en toda la región.

Los supersticiosos no dudan en responsabilizar al mohán de este intento de rapto, mientras los más escépticos atribuyen el ataque a una babilla de poco tamaño ya que si hubiese sido un reptil un poco más grande hubiese podido arrastrar a la mujer.

En fin, sea cual sea la realidad de este episodio, Barranco de Chilloa parece un pueblo abandonado nadie quiere asomarse ni a las puertas y mucho menos acercarse a las aguas plagadas de taruyas de la ciénaga de Chilloa.

clínica AVISO BANNER

?>